Principios

Invierte

Es el mecanismo para hacer que tus activos se multipliquen. De esta manera podrás alcanzar la libertad financiera más rápido.

Si ya has tomado la decisión, te recomiendo que leas mis principios.

Vivimos en la abundancia

Nos han acostumbrado a ver que vivimos en la escasez, y en parte es cierto, pero si tienes una mentalidad inversora, verás que casi todo lo que te rodea se puede convertir en dinero, y que demás es abundante.

¡Aprende a ver todo en la abundancia!

Quítate el miedo

Muchos no lo hacen por miedo, otros por estar acomodados en su trabajo, por desconocimiento, porque sus círculos se lo desaconsejan…

¡Invertir es la única manera de multiplicar tus activos!

Invierte cuanto antes

Mejor a los 20 que a los 60 años. Cuanto más joven eres, antes puedes crear la cartera de activos que te permita obtener grandes beneficios en el futuro.

Cuanto antes lo hagas, mejor.

Quien no arriesga, no gana

¿Conoces a alguien que haya conseguido tener una gran fortuna sin arriesgar?. No. La gran mayoría empieza arriesgando cierta cantidad de dinero en inversiones.

Arriesga, y gana.

Sal de la carrera de la rata

Como dice Robert Kiyosaki, esta carrera es la que te impide ahorrar para luego invertir. Gastos superfluos que te asfixian, haciendo que tu vida sea trabajar para pagar deudas. Y así toda tu vida.

Este es el primer paso para disponer de dinero para invertir.

Evita las tarjetas de crédito

Intenta no usar las tarjetas de crédito. El crédito es una falsa ilusión que te hace disponer de dinero, para luego devolvérselo en forma de intereses al banco. No te hacen sino más esclavo.

Te hacen vivir por encima de tus posibilidades, siendo enemigas del ahorro.

Ahorra un 30% mensual

Un 30% mensual de tu salario está bien para empezar. Guárdalo en tu cuenta bancaria o si es necesario en otra paralela donde te propongas no usar ese dinero para nada más que inversiones.

Una vez tengas una cantidad objetivo, inviértelo.

Controla tu mente

La mente es muy caprichosa e impulsiva. Tienes que aprender a controlarla y educarla para que cada vez que te pida comprar algo, te preguntes: ¿Qué me aporta? ¿Realmente lo necesito? ¿Acabará en el trastero?

Muy importante reflexionar y controlar los impulsos.

Exímete de responsabilidad al recomendar

Si la gente ya sabe que inviertes y que te va bien, te irán preguntando recomendaciones de compra.

Debes saber que en este mundo, se puede perder dinero con la misma facilidad que con lo que lo ganas, y por lo tanto, sería muy duro que alguien perdiese dinero gracias a tus recomendaciones.

Es por ello que en el caso de recomendar compras a alguien, le expliques los riesgos y te eximas de responsabilidades.

Simplifica... vive con menos

Descubre cómo puedes realizar tu vida de igual manera con menos objetos de los que te has estado comprando en los últimos meses. Total, para usarlo dos dias y acabar en el trastero o en la basura…

Cuantos menos objetos haya a tu alrededor, menos agobios, más orden.

Ahorra 1 año de trabajo de cada 10

Esta fórmula que proponen algunos economistas, permite que por cada década trabajada, dipongamos de 1 año entero de salario ahorrado para invertir.

Así por ejemplo con 30 años, debieras de tener ahorrados unos 15.000€, con 40 años, 30.000€, con 50 años, 45.000€… etc como mínimo…

Y de esta forma, poder destinarlo progresivamente a inversiones.

Coches y propiedades las justas

Si tienes varios coches, deshazte de ellos. Date cuenta de que por cada uno, hay un seguro, unos mantenimientos y parkings que hay que pagar anualmente.

Si también tienes varias propiedades vacías de las que no obtienes ninguna rentabilidad, deshazte de ellas ya que son otro gasto y además, pueden ocasionarte problemas cuanto más viejas se hagan.

La inflacción es tu enemigo

Conservar dinero en cuentas bancarias sin moverlo, hace que con cada año que pasa, te puedas comprar menos cosas debido al incremento del coste de vida o inflacción.

Para evitar esto, no queda otra más que invertirlo.

Invierte sólo lo que estés dispuesto a perder

Como hemos comentado, invertir tiene un riesgo, y siempre hemos de ponernos en el peor de los casos.

Por ello, debes de inverir sólo los ahorros que estés dispuesto a perder.

Nunca arriesgues el 100% de tus ahorros si en el caso de que los perdieses no pudieses seguir viviendo. ¡Nunca!

Ármate de paciencia

Invertir requiere de paciencia, mucha paciencia. No esperes obtener beneficios de un dia para otro.

Hay que calmar los impulsos y plantearse inversiones a corto, medio y largo plazo.

Diversifica

De esta manera, reduces el riesgo por si una de las inversiones va mal, tendrás mas patas en las que sustentarte.

¡No pongas toda la carne en el mismo asador!.

El trading para otros

Mucha gente ve oportunidades de hacer trading o scalping comprando y vendiendo en corto creyendo que puede predecir el precio de un activo o acción.

La realidad es que puede que acierte una vez, pero a la larga se pierde…

Deja el trading para otros que sepan. ¡Sino perderás dinero!.

No compres en bullruns

Los inversores poco experimentados compran en FOMO, esto es, en situaciones donde una acción se está disparando o ya lo está.

El cerebro nos puede llevar impulsivamente a comprar, pensando que seguirá creciendo hasta el infinito, y no es así.

Evita estas trampas e intenta entrar en todo caso cuando el mercado corrija.

Las crisis son oportunidades

Tal y como está diseñado el actual sistema monetario, las crisis son cíclicas. Por lo tanto puedes acumular en épocas de bonanza, para invertir en épocas de crisis.

Las crisis hacen que por ejemplo podamos adquirir inmuebles con un 30% de descuento, invertir en acciones que anteriormente estaban más altas… etc.

Si sabes bien dónde invertir, verás resultados una vez se supere la crisis.

Apalanca

El apalancamiento consiste en utilizar algún mecanismo (como la deuda) para aumentar los activos que podemos destinar a una inversión.

Por ejemplo, podemos localizar un chollo inmobiliario, pagar la entrada con nuestros ahorros e hipotecarnos para el resto. Si lo vendemos con plusvaliás, obtendremos un beneficio habiendo arriesgado solo nuestros ahorros.

¡Se inteligente y apalanca!.

No reveles todas tus cartas

Un buen mago, no revela nunca sus cartas, forma parte de la magia.

Intenta que la gente sepa lo menos posible de tu operativa o de al menos, los importes que tienes invertidos.

Multiplica tu dinero pensando, no trabajando

Si ya tienes una mentalidad de Padre Rico (como menciona Robert Kiyosaki), sabrás que el dinero no se gana trabajando, sino pensando. Nadie se ha hecho rico sólamente trabajando. Nadie.

Párate a pensar que estás haciendo mal, por dónde estás desperdiciando tu energía sin apenas obtener rentabilidad y…

¡Pon tu mente a trabajar!

Detecta vacas púrpuras

Dentro del amplio mundo de la inversión, existen siempre vacas púrpuras. En este caso, empresas o activos con un alto grado de revalorización por ser totalmente innovadoras o disruptivas.

Identifícalas y plantéate invertir cuanto antes en ellas.

¡Te pueden hacer ganar mucho dinero!